Recién nacida se niega a comer, 5 días después la familia descubre algo terrible

Compartir

Bathany Taylor y su esposo, Kendall, dieron la bienvenida a un nuevo miembro en la familia. La pequeña Jane nació sin complicaciones y todo fue como se esperaba.

Pero tras cinco días tuvieron que volver de urgencia al hospital porque no la niña no quería comer. Luego toda la familia enfermó, y descubrieron algo terrible.

Facebook/Mark Stevens KSL

Como todos los nuevos padres, Bethany y Kendall estaban muy emocionados de finalmente llevarse a su bebé recién nacida del hospital. Una nueva vida había llegado al mundo y la pareja estaba muy feliz.

Pero luego sucedió algo que lo cambió todo. La pequeña Jane, de cinco días, se mostraba extrañamente cansada y se negaba a comer. Bethany y Kendall estaban convencidas de que algo no iba bien, así que decidieron ir rápidamente con ella al hospital. Pero cuando el pediatra examinó a la niña, no encontraron nada extraño.

Facebook/Mark Stevens KSL

Cuando la pareja regresó a casa del hospital, comenzaron a sentir un intenso dolor de cabeza. Llamaron a la abuela para que los ayudara, pero poco después ella también enfermó. Kendall comenzó a tener sus sospechas de lo que estaba pasando.

El padre hizo algunas búsquedas en Internet para averiguar qué podría estar pasando. Cuando descubrió la verdad, inmediatamente llevaron al bebé al hospital de nuevo.

“Nunca podría haber imaginado que esto le podría pasar a mi pequeña recién nacida y estaba tan preocupada por lo que podría ser”, dijo la madre, según Faith Tap.

La pequeña Jane y toda la familia habían sido envenenados, pero no por ninguna bacteria, sino por algo completamente diferente.

Lo que causó el envenenamiento fue una vieja caldera de gas que goteaba. La caldera estaba defectuosa y el monóxido de carbono que emitía fue lo que hizo que la familia enfermase.

READ  Su padre la abandonó al ver que tenía síndrome de Down. Hoy tiene 6 años y gana millones de dólares

El bebé fue colocado inmediatamente en la llamada “cámara de presión”, para someterla al tratamiento con oxígeno hiperbárico. Esto se usa principalmente para buceadores, pero en casos raros también para personas con deficiencia de oxígeno, debido al envenenamiento por monóxido de carbono.

Facebook/Mark Stevens KSL

La madre de la pequeña, Bethany, pudo quedarse con la niña durante todo el proceso que, por suerte, funcionó muy bien.

“Salió como un nuevo bebé, volvió a tener apetito inmediatamente”, cuenta el médico James Stewart, según Faith Tap.

Afortunadamente todo terminó bien para la bebé y toda la familia, pero podría haber sido una tragedia si la niña no hubiera recibido tratamiento a tiempo.

Las fugas de gas pueden ocurrir en todos los hogares que dispongan de aparatos que funcionen con gas. ¡Por eso es extremadamente importante instalar alarmas de monóxido de carbono en casa!

¡Ayúdanos a compartir esta importante información, para alertar a todos sobre este peligro invisible!

Fuente: Newsner

Compartir