Cuando Kelly llevó al cachorro a la casa hizo un descubrimiento terrible y llamó a la policía inmediatamente

Compartir

Kelly Benzel había soñado durante mucho tiempo con comprar un perro para ella y su familia. Y al aproximarse las Navidades decidió ofrecerle finalmente un cálido hogar a un cachorro que lo necesitara. Y entonces vio el anuncio en Facebook; todo parecía estar correcto.

Había alguien que quería vender un cachorro llamado ”Rocco”, una mezcla de Pitbull, después de haberlo tenido sólo por un par de meses. Cuando Kelly visitó a los vendedores y cargó a Rocco por primera vez, supo de inmediato que lo iba llevar a la casa y que Rocco sería un perfecto regalo de Navidad para la familia.

Pero en el camino hacia su casa descubrió algo horrible.

No aguantó más
De Rocco salía un hedor terrible. Finalmente Kelly no aguantó más el olor y aparcó el coche al lado de la carretera. Cuando le quitó la correa a Rocco descubrió una herida enorme e infectada. Estaba en su cuello y tenía 6 centímetros de largo y 1,5 centímetros de profundidad.

Kelly estaba desesperada y fue directamente al veterinario para ayudar al pobre cachorro lo antes posible.

Rumble

Llamaron a la policía
El veterinario vendó la herida y le dio los medicamentos necesarios para combatir la infección. Cuando terminó la curación, Rocco finalmente pudo irse a casa con su nueva familia.

Los veterinarios le dijeron a Kelly que Rocco tenía el collar desde que era pequeño, y se le había incrustado en la piel al ir creciendo.

Rumble

Kelly contactó al dueño anterior quien trató de sobornarla ofreciéndose a pagar la factura del veterinario. Pero Kelly no aceptó y llamó a la policía contándoles lo que había sucedido.

El dueño anterior de Rocco declaró no saber nada de la herida y culpó al perro diciendo que nunca le quitaban la correa porque siempre trataba de escaparse.

READ  Veterinarios advierten del nuevo “asesino de perros” – Puede estar escondido en tu patio

Pero al pobre Rocco se le hizo justicia. Los dueños anteriores fueron condenados por maltrato de animales y se les impuso una multa de 1500 euros. En el Estado estadounidense donde el suceso tuvo lugar la pena máxima por maltratar a los animales es de 3 años y medio de cárcel – Rocco tuvo la justicia que merecía y ahora vive feliz y sano con su nueva familia.

¡Estoy muy contento porque Rocco fue salvado y terminó con una familia que realmente se preocupa por él!

¡Comparte este artículo con tus amigos si opinas que todos los cachorros merecen tener un hogar lleno de amor!

Fuente: labibliadelosanimales

Compartir